Protección del diseño

 

En el marco de una economía cada vez más vinculada al conocimiento, la protección de las creaciones se ha convertido en un factor clave para asegurar el proceso de innovación y los recursos que invierten en él empresas, creativos y emprendedores.

En este sentido, muchas de las dudas o incertidumbres que nos plantean los emprendedores que participan en el MID están relacionadas con la protección del diseño y la propiedad intelectual. De la mano de J.Isern, abogados y agentes de la propiedad industrial e intelectual, ponemos a vuestra disposición algunas de las dudas que nos han llegado en este sentido, con sus respectivas respuestas.

Si tenéis cualquier otra consulta, no dudéis en remitirla a mid@bcd.es y será publicada en esta página web. Gracias por vuestra colaboración.

¿Cómo proteger una idea?

Sin entrar en detalle en la Ley de Propiedad Industrial, las ideas no son patentables. Son patentables la materialización o realización de las ideas. 

¿Cómo proteger una marca?

El registro de una marca otorga a su titular el derecho exclusivo a impedir que terceros comercialicen productos idénticos o similares con la misma marca o utilizando una tan similar que pueda crear confusión. 

Las marcas pueden clasificarse atendiendo a su naturaleza como Denominativas (la denominación propiamente), Mixtas (denominación incorporando un logotipo o grafía característica) o Gráficas (consistentes en un gráfico sin denominación alguna). 

La protección de la marca se obtiene mediante el registro de la misma en un territorio determinado. En España tiene un procedimiento administrativo de registro cuya duración de entre cinco y seis meses. Durante este período la solicitud de marca va pasando los trámites y publicaciones legalmente establecidos. La duración del registro es de diez años renovables. 

En función de los productos o servicios que la marca vaya a designar en el mercado, será necesario solicitar una clase u otra; existen hasta 45 clases de marcas distintas

¿Un diseño no protegido puede protegerse tras su publicación?

El diseñador (o el posterior titular de un dibujo o modelo) puede solicitar protección hasta un año después de la fecha de la primera divulgación del dibujo o modelo, sin que sus propias divulgaciones resulten perjudiciales para el registro. En otras palabras, la novedad del dibujo o modelo no se destruye durante un período de un año desde su divulgación. Esto permite al titular decidir si vale la pena invertir el tiempo y el dinero que requiere solicitar la protección de un dibujo o modelo.

¿Cómo podemos proteger un diseño creado inicialmente como propuesta, es decir, existe alguna fórmula de proteger las propuestas desarrolladas sin la necesidad de registrarlo todo con el coste que ello implica?

La figura del diseño comunitario no registrado concede el derecho a prohibir el uso comercial de un diseño sólo si dicho uso resulta una copia.

Se trata de un período de tiempo relativamente corto, tres años desde la fecha en la que el diseño se divulgó por primera vez en la Comunidad Europea, durante el cual la competencia no podrá copiar el diseño en forma alguna como consecuencia del derecho no registrado que concede el Reglamento sobre los dibujos y modelos comunitarios.

No es preciso presentar una solicitud para proteger los diseños no registrados. Sin embargo, esta simplicidad tiene sus inconvenientes, ya que en la práctica el titular de un diseño comunitario no registrado puede tener graves problemas para demostrar que goza de protección.

Me gustaría poder consultar diseños nacionales e internacionales

Existen bases de datos de acceso gratuito para poder realizar consultas sobre publicaciones de diseños nacionales (http://www.oepm.es) y diseños comunitarios (http://oami.europa.eu).

 

;
  • BCD - Barcelona Centre de Disseny
  • MID

  • FSE
  • Generalitat de Catalunya - Departament de Cultura
  • Servei de Desenvolupament Empresarial
  • Cámaras - Fundación INCYDE
  • IED