Propiedad Intelectual

La propiedad intelectual hace referencia al derecho de autor (denominado también copyright), este término jurídico describe los derechos concedidos a los creadores por sus obras literarias y artísticas. Estos derechos nacen en el mismo momento que la obra es concebida por el autor, independientemente de sí será registrada o no con posterioridad.

¿Qué se puede protegir?

Los tipos de obras que comprenden los derechos de autor son:
- obras literarias, diarios y programas informáticos
- bases de películas, composiciones musicales y coreográficas
- obras artísticas cómo pinturas, dibujos y esculturas
- obras arquitectónicas
- publicidad, mapas y dibujos técnicos

El autor de una obra disfruta de los siguientes derechos:

Derechos morales:

- derecho a reivindicar la autoría de una obra
- derecho a oponerse a variaciones o modificaciones de la obra que puedan lastimar la reputación de su creador
- derecho a exigir que sea mencionado como autor de la obra

Derechos económicos: Los autores podrán vender o licenciar los derechos sobres sus obras a otras personas o empresas para su comercialización. Esta transferencia de derechos puede comportar una contraprestación económica o "royalty".

Los derechos económicos de explotación de la obra son vigentes durante toda la vida del autor y 70 años después de su muerte, mientras que los derechos morales son intransferibles y perduran durante toda la vida del autor.

¿Dónde se puede proteger?

Es recomendable registrar las obras con el fin de evitar copias no autorizadas y otros plagios. El registro de la obra permite probar entre otros, la autoría, su contenido, la fecha y el lugar de creación, y puede realizarse en el Registro General de la Propiedad Intelectual o bien depositándolo ante notario.

En el caso de obras gráficas o literarias, el artículo 146 del Real Decreto Legislativo 1/1996 de 12 de abril dice que: "El titular o cesionario en exclusiva de un derecho de explotación sobre una obra o producción protegidas por esta Ley podrá anteponer a su nombre el símbolo © con precisión del lugar y año de la divulgación de aquéllas". El símbolo ©, reconocido mundialmente, puede ser utilizado aunque la obra no haya sido inscrita en el Registro de la Propiedad Intelectual, y advierte de la existencia de reserva de derechos de exclusividad de la obra en cuestión.

Para determinar a quien corresponden los derechos de la propiedad intelectual de un diseño, habrá de tenerse en cuenta si el diseño ha sido realizado libremente por su autor, o sí el diseñador lo ha realizado cómo resultado de una relación laboral o contractual con una empresa.