Volver

La significación del diseño. Áreas de aplicación del diseño.

El diseño en la comunicación corporativa

Un buen producto debe comunicar su calidad a través de él mismo, de su marca, de su envase, de la comunicación empresarial, publicidad, promoción, de los locales y edificios de la empresa, de sus signos de identidad, nombre, logotipo, símbolos, etc. Todo ello interesa y forma parte del diseño. Sin coherencia entre los mensajes emitidos intencionada, consciente y organizadamente, desde diseño de producto, diseño gráfico, y diseño de entorno no hay creación de imagen. Si los mensajes que se comunican a través del producto, de los símbolos gráficos y de los entornos físicos de la empresa son diferentes, la imagen resultante es difusa y no transmite los valores necesarios para apoyar al producto. Todo el diseño en la empresa debe ser dirigido de forma coordinada.

La comunicación corporativa es el conjunto de procesos, mensajes y medios involucrados en la transmisión de información por parte de la empresa, por lo que no solo se refiere a los mensajes, sino a los actos, al comportamiento mediante el cual todas las empresas transmiten información sobre su identidad, su misión, su forma de hacer las cosas. De hecho, la comunicación va más allá de la simple transmisión de la información, pues implica siempre una cierta interacción entre personas.

  1. La comunicación corporativa actúa como intermediario entre la realidad corporativa y la imagen corporativa, está constituida por el conjunto de mensajes efectivamente emitidos y no es una actividad opcional, o específica de cierto tipo de entidades, sino algo esencial al funcionamiento de toda forma de organización. Como el diseño tiene que ver con la relación del hombre con los objetos que lo rodean, hace que el mismo pueda ser utilizado como una poderosa forma de mejorar la comunicación de la empresa con su entorno. El flujo constante de mensajes diversos y numerosos que la empresa emite incluye, los carteles y los anuncios publicitarios televisivos; el diseño de los productos y servicios; o el diseño de los puntos de venta. Estos ejemplos implican tres categorías diferentes.
  2. En el caso de los anuncios publicitarios la empresa actúa claramente como emisor proactivo. A través de estos mensajes mediáticos influye a un gran número de individuos y refuerza la acción de marketing.
  3. En el caso de diseño de producto, la empresa se siente fabricante. En el diseño de un servicio actúa como estrategia de administrador del negocio.
  4. En el caso del diseño de un punto de venta predomina el punto de vista del comerciante. Las empresas no tienen clara conciencia de que están emitiendo mensajes, información comunicaciones.

Existen tres fuentes de información decisivas en la construcción de la imagen:

  1. Los medios de comunicación masivos: dentro de este apartado debemos distinguir entre los mensajes comerciales directamente controlados por la organización y las noticias, es decir, aquellas informaciones que los públicos consideran propias del medio. En este último caso el control que las organizaciones ejercen sobre la información es variable.
  2. Las relaciones interpersonales: en el ámbito de las relaciones personales como fuente de información hay que destacar la influencia de los grupos de referencia y la de los líderes de opinión.
  3. La experiencia personal: proporciona una información de primera mano, aunque es cierto que su influencia y su uso pueden estar mediatizados por cualquiera de las dos fuentes anteriormente descritas. La experiencia personal puede ser directa, como cuando hay un contacto no mediado con personas que pertenecen a la organización o con la empresa como institución (por ejemplo a través del servicio de atención al cliente o participando en un acto organizado por la empresa), o indirecta cuando esa experiencia está relacionada con el consumo o uso de productos.